domingo, 9 de febrero de 2014

Sentada delante de una página en blanco he querido escribir hoy, escribir y soltar todo lo que llevo guardando dentro de mi. Pero debido a mi mala costumbre de esconder mi verdadero estado ahora las palabras no quieren salir, no quieren salir tal y como las siento, tal y como veo la situación, esta mala costumbre que se ha desarrollado debido a mi exceso de desconfianza en la humanidad y que ahora lo único que hace es alejarme de esas personas a las que aprecio y quiero. Quiero empezar, quiero empezar a expresarme, a decir como me siento, a decir lo que pienso sin miedo que lo que diga luego sea utilizado en mi contra, a que esas personas que considero mis amigos se acaben alejando de mi por no ser lo que estaba pretendiendo ser, porque siempre he sido así. Mi miedo a quedarme sola una vez sepan la verdad, todos mis trapos sucios, toda esa historia que desde siempre me he esforzado tanto en esconder. O a lo mejor no me asusta el hecho de que sientan desprecio por mi, si no que empiecen a sentir lástima por mi, que sería lo más bajo que podría caer.
¿Por qué mi realidad no puede ser normal? ¿Por qué tengo que vivir callando mis pesadillas temiendo que los demás los descubra? No quiero consejos. No quiero su ayuda. Pero siento que si no la pido o me acabaré volviendo loca por mi cuenta o esas personas por exceso de sombras en mi vida acabarán desapareciendo de mi lado.
¿Por qué resulta tan difícil decir la verdad? ¿Por qué cuando me preguntan por mi siempre acabo desviando la atención hacia otra cosa? ¿Por qué me cuesta tanto ser sincera con las personas de mi alrededor? ¿Por qué soy incapaz de dejarme conocer? Quiero dejarme conocer, que me hablen, que me aconsejen, que me ayuden cuando me siento mal, sentir cuando estoy apunto de caer rendida que tengo manos de las que me puedo agarrar para seguir viviendo y subiendo? ¿por qué me he vuelto incapaz de llorar cada vez que me pasa algo? ¿Por qué tengo que ser tan jodidamente orgullosa? ¿Por qué tengo tanto miedo de que me vean tal y como soy? Ni siquiera las personas más cercanas a mi, ni siquiera a ellas soy capaz de decirles; Sí, estoy mal. Ayúdame por favor.
Un problema sobre otro cada vez más amontonados sobre mis hombros, cada vez más estrés, cada vez menos ganas de seguir adelante buscando desesperadamente esa luz que me vuelva a iluminar para volver a ese estado de felicidad. cada vez más cabreada conmigo misma, Cada vez más frustrada  ¡Porque soy incapaz de abrir la puta boca para decir como estoy realmente!